Estás aquí
Inicio > Táctica > Los diferentes tipos de empuñaduras en el pádel y para qué sirven

Los diferentes tipos de empuñaduras en el pádel y para qué sirven

empuñaduras padel

Aunque existan diferentes tipos de empuñaduras, lo aconsejable en el pádel a modo general, es hacerlo de una sola manera que sea útil para realizar todos los los golpes.

La forma a la que nos referimos es la conocida “empuñadura continental” y se consigue deslizando la mano abierta entre los dedos pulgar e índice, desde el borde izquierdo de la pala, hasta el grip de la misma (en jugadores diestros).

De esta manera, se va a conseguir mayor velocidad en la preparación de los golpes, pudiéndonos preocupar solamente de la bola. La sensación que se tiene cuando se coge bien la pala con empuñadura continental es como si se quisiera dar la mano a ésta.

Ahora bien, en la medida que los jugadores mejoran técnicamente y que su nivel de juego aumenta, las otras empuñaduras comienzan a cobrar mayor importancia y entre otros jugadores de alto nivel, casi no se dan dos golpes seguidos con la misma empuñadura.

Veamos ahora algunos ejemplos de cambio de empuñadura (en jugadores diestros):

  • Para recuperar bolas bajas y poder salir con un globo de derecha, giran su pala a “empuñadura de revés”, para poder colocarla bien abajo y paralela al suelo, a modo de “cuchara”. En el caso de querer jugar el globo de revés, la empuñadura utilizada es la de derecha.
  • Para golpear fuerte hacia adelante la volea, cambian la empuñadura de derecha y le dan un “planazo” a la bola para que salga más rápida.
  • Para sacar la bola por 3 metros se debe cambiar la empuñadura al “revés”, para poder imprimirle a la bola un efecto “liftado”.
  • Para sorprender con una salida de pared con ángulo en diagonal, algunos jugadores cambian en el último momento a empuñadura de revés, para poder entrarle a la bola por el costado y así cambiarle completamente su dirección.
  • Cuando se corre un globo profundo desde la derecha y la bola se queda atrás, se coge la pala con empuñadura de revés para poder entrarle por fuera y así traer la bola desde atrás.
  • Cuando el jugador de revés va a golpear desde arriba un globo sobre el centro de la pista (cerca de la T), gira la pala hacia el este (revés) para evitar que la bola se vaya hacia el lateral de la pista.

Resumiendo, partiremos siempre desde la empuñadura “continental”, es decir, durante la posición de espera, estaremos cogiendo la pala de esta manera. A partir de aquí, si es necesario para darle mayor calidad a nuestros golpeos, cambiaremos la empuñadura para el lado que más nos convenga.

Lo que hay que tener en cuenta es, que para realizar estos cambios correctamente, tendremos que entrenar mucho y saber cuándo es conveniente realizarlos.

Miguel Valero
Diplomado en Educación Física - Universidad de Granada Entrenador de Alta Competición de Pádel - A. P. A. Monitor Nacional de Pádel - Federación Española de Pádel Co-propietario de La Dehesa centro deportivo - www.ladehesacd.com Director de la Academia Profesional de Pádel La Dehesa - www.dhspadel.es Gerente en Social Media CM 2.0 - www.cmsocialmedia.es Creador y Webmaster de www.monitorespadel.com
http://www.miguelvalero.com

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR